miércoles, 17 de junio de 2009

Relax con Jaroussky y Zelenka


Llevo unos días muy, muy agobiado por el trabajo y los estudios. Hoy, en teoría, tenía que haber asistido a un recital de Edita Gruberova en Castellón pero he acabado de trabajar a las mil, con un calor espantoso durante todo el día, mal comido, agotado y con más de una hora de coche por delante para volver a casa, así que doña Edita tendrá que esperar a otra ocasión para disfrutar de mi presencia. ¿O era al revés? Bueno, da igual. Por suerte, no había comprado la entrada aún, confiando en que podría comprarla en taquilla.

Para colmo los amigos valencianos comentan por mail las virtudes de la función de ayer de Die Walküre, una función que yo mismo apunté como gran hito futurible de esta temporada desde hace casi un año y en la que tenía puestas todas mis esperanzas. Y acerté, pero desgraciadamente mientras mis queridos Wilson, Kerl, Uusitalo y Salminen hacían las delicias del público asistente (y también Eva Maria Westbroek, a quien nunca he escuchado en vivo pero que los ha dejado a todos en estado de shock), yo estaba en casa intentando quitarme de encima todo el trabajo pendiente para así poder dedicar algunos minutos al estudio. ¡Ayyyyyy!

Sobrevivo, pues, a duras penas en esta semana de pasión académica, entre evaluaciones, informes educativos, programaciones didácticas y un temario enorme que tengo que meterme en la cabeza ya mismo. De vez en cuando puedo robar unos minutitos para intentar relajarme y aprovecho para pasar por aquí y dejaros esta maravilla que espero os sirva a vosotros también para bajar las revoluciones si estáis agobiados. Philippe Jaroussky canta el aria con oboe obligado Ave Deus recondite, del oratorio Sub olea pacis et palma virtutis de Jan Dismas Zelenka.



Vídeo de FFJJ0213

9 comentarios:

maria teresa dijo...

Yo cuando estoy agobiada, Jaroussky en vena...mano de santo!! (lo que nuuuunca hubiera dicho hace un tiempo)

pilar dijo...

muchos ánimos Titus, además de escuchar a Jaroussky y relajarnos todos (vaya preciosidad), ¿que tal programar un finde en la Rioja para cuando acabes tanto trabajo?

Besos

Atticus dijo...

¡Ánimo, fuerza y suerte!.

La próxima temporada te desquitarás con creces, ya lo verás.
Y programaremos excursión para ir allá donde Westbroek cante Sieglinde.

Preciosa música.

Que la fuerza te acompañe.

Joaquim dijo...

Ànims Titus, de tot cor.

Titus dijo...

Gracias a todos por vuestros ánimos. Pilar, ya me gustaría, pero aún me queda mucho para empezar las vacaciones y ahora mismo estoy en plena vorágine porque se mezcla la peor temporada en el trabajo con los exámenes.

Mimenor dijo...

Creo que estamos sobredimensionando el Anillo, Titus. La realidad es una Wilson a la que prácticamente no se le oye, fíjate, Kerl un señor no muy alto vestido de lobo que anda perdido buscando una espada, Uusitalo, pues chico, ya lo viste el año pasado, y un Salminen que anda a trompicones con los huesos que dejan esparcidos la Fura por el escenario. En cuanto a la novedad de Westbroek, bien, nos hizo una buena representación de cómo andar a cuatro patas sin caerse en el empeño. Verás que es un espectáculo muy poco edificante y recomendable. No lo eches de menos ;-)Bienvenido este Jaroussky para tranquilizar los espíritus.
¡¡¡Mucha suerte!!! Tenemos mucha gana de verte.

alfredo dijo...

Titus, que le vamos a hacer, lo primero es lo primero, piensa que la satisfacción del trabajo terminado, también recomforta, siempre puedes volver a leer las crónicas de Atticus y Maac, (jaja)

Un abrazo y ánimo.

Barbebleue dijo...

Es lo grande de la música: sirve igual para un roto que para un descosido, siempre encuentras tu Modo. A mí, por ejemplo, Zelenka me sube de vueltas. Ánimo.

Titus dijo...

Gracias a los tres. Mi, me he reído mucho con lo tuyo. Alfredo, Atticus al menos ha cumplido con una crónica, Maac nos está dejando a dos velas. Barbe, ¿este aria de Zelenka también te acelera? Pues cuando escuches la danza del sable o algo así te debes de poner atómico perdido.