viernes, 20 de noviembre de 2009

Gulda por Gulda

Friedrich Gulda con sus hijos Rico (izq.) y Paul (der.) - Attersee, 1990

Ya hacía tiempo que no le dedicaba ninguna entrada a Friedrich Gulda, el genial pianista austríaco que, tras alcanzar la excelencia en sus interpretaciones de Bach, Mozart y Beethoven, acabó renegando del ambiente que rodeaba la música clásica e interesándose por el jazz, aunque con el tiempo acabaría teniendo la misma actitud frente a este estilo. En su madurez, Gulda mantenía una relación de amor-odio con ambos estilos, con su público, con el establishment musical y con la crítica. Bueno, con la crítica la relación era sólo de odio. Fruto de estos sentimientos ambiguos, sus conciertos combinaban interpretaciones de obras clásicas con improvisaciones jazzísticas y piezas propias en las que se inclinaba hacia la clásica o hacia el jazz, muchas veces con la simplicidad y la inmediatez de la música pop flotando en el ambiente. Todo ello aderezado con su peculiar atuendo y sus charlas con el público entre pieza y pieza.

Vamos a escuchar una serie de composiciones propias interpretadas en diversos conciertos. La primera de ellas se titula Aria y originalmente formaba parte de su Suite para piano, piano eléctrico y percusión, aunque lo que vamos a escuchar es un arreglo para piano solo. Se trata de un aria da capo sin palabras de clara inspiración italiana y un estilo que se encuentra a mitad de camino entre el clasicismo y el romanticismo.


Vídeo de enterprizencc1701

Las dos piezas que vamos a escuchar a continuación tienen el denominador común de estar dedicadas a dos de sus tres hijos, Paul y Rico (ambos pianistas, por cierto). La inspiración para ambas es claramente jazzística, con una parte central en la que una serie de improvisaciones se suceden sobre una pesada y repetitiva base rítmica.


Vídeo de mkay422



Vídeo de Neidhart84

Y acabamos con uno de sus clásicos: las variaciones sobre Light my fire del grupo The doors, algo bachianas aunque mucho más jazzísticas.


Vídeo de vakareden2345

9 comentarios:

GLÒRIA dijo...

Em resulta molt difícil entrar en el jazz complicat. No he passat mai de primer curs i, és clar, admeto certes ariacions sobre l'original però em pot arribar a cansar molt que l'instrumentista insisteixi i retiri amb frases que ja m'ha dit i que, de tant en tant, faci emergir la melodia que té amagada perdir-nos: "Ei! Estic tocant tal cosa!".
Ara bé, Gulda a qui no tenia el plaer de conèixer m'ha semblat un virtuós. Amb tanta exuberància de notes de la seva collita no m'estranya que el piano dit clàssic, per la raó que fos, l'atipès. He escoltat només el "Light my fire", una de les grans cançons dels Doors que a mi m'encantava interpretada per José Feliciano.
Salutacions o Ave Titus!

GLÒRIA dijo...

On dic "ariaciones" vull dir "variacions" i on dic "retiri" vull dir "reiteri". Prometo aprendre a escriure.

Titus dijo...

Jo també estic en primer curs de jazz, això de que s'ho passen millor els interprets que el públic sempre m'ha semblat sospitós. Però en aquest cas, més que el jazz propiament dit, el que m'interessa és Gulda. Les peces no deixen de ser uns divertiments, de qualitat perquè Gulda era un geni però amb poques pretensions.

Si no coneixes res de Gulda et recomane, apart de les seves interpretacions de Bach, Mozart i Beethoven, que investigues la seva biografia, és apassionant.

pilar dijo...

un profesional capaz de salirse del sistema ... caramba, ¿todavía quedan?
Me han gustado. Gracias Titus

Titus dijo...

Desde hace unos años queda uno menos, Gulda ya falleció. Eso sí, lo hizo a lo grande: Un año antes de morir envió un fax anónimo a la prensa vienesa diciendo que había muerto. Tres días después, cuando la noticia ya se había publicado, anunció su resurrección. Cuando murió de verdad, al año siguiente, prohibió que la prensa vienesa diese la noticia de su muerte porque, según decía, no había en Viena ningún crítico capacitado para hablar de él.

Es una más de las miles de anécdotas disparatadas de su biografía. En fin, que me alegro de que os haya gustado a las dos y os animo a escucharle, sobre todo en su faceta más seria, ya que por encima del personaje era un pianista excepcional.

pilar dijo...

Titus, ¿hay alguna biografía por ahí? si tienes la editorial pasamela por favor.

Besos

Titus dijo...

Pues la verdad es que lo desconozco, yo todo lo que sé de él lo he leído en prensa y en internet. Sí te puedo recomendar un documental llamado "So what?", hasta hace poco estaba colgado en youtube, creo que ahora lo han quitado, pero si lo buscas en tiendas puede que lo encuentres.

Unknown dijo...

CUANDO PIENSO EN LOS MOMENTOS VERDADERAMENTE FELICES DE MI VIDA , APARECE GULDA. ESCUCHARLO Y VERLO TOCAR ES MARAVILLOSO, PORQUE EL REUNÍA DOS COSAS MARAVILLOSAS: UNA TÉCNICA EXTRAORDINARIA Y UNA CONEXIÓN Y CAPACIDAD DE DISFRUTAR CADA NOTA QUE TOCÓ, Y DE TRASMITIR ESE PLACER INMENSO A QUIENES LO ESCUCHAMOS.

Ana Garcia Vinent dijo...

CUANDO PIENSO EN LOS MOMENTOS VERDADERAMENTE FELICES DE MI VIDA , APARECE GULDA. ESCUCHARLO Y VERLO TOCAR ES MARAVILLOSO, PORQUE EL REUNÍA DOS COSAS MARAVILLOSAS: UNA TÉCNICA EXTRAORDINARIA Y UNA CONEXIÓN Y CAPACIDAD DE DISFRUTAR CADA NOTA QUE TOCÓ, Y DE TRASMITIR ESE PLACER INMENSO A QUIENES LO ESCUCHAMOS.