jueves, 25 de octubre de 2012

Ignorancia y superstición

La primera noticia en el informativo de esta noche: una famosa presentadora de TVE dice que es mejor que no se hayan donado los órganos del asesino de El Salobral porque algo de su alma podría pasar al receptor. La segunda noticia: un candidato republicano al senado de los EEUU dice en plena campaña que un embarazo fruto de una violación sucede porque dios quiere y por tanto no debe ser interrumpido. La tercera noticia: identificado el talibán que intentó asesinar a una niña en Pakistán porque defendía la educación de las mujeres.

En los tres casos hay una idea común: el rechazo a la razón y a la ciencia, la preferencia por la superstición y las teorías indemostrables frente a aquello que es explicable y mesurable. Disfrazada de pseudociencia (la teoría de la memoria celular, una estupidez que jamás debería tener cabida en la televisión pública) o de religión, la ignorancia y el fanatismo siguen siendo la causa de muchos de nuestros males, y sus defensores siguen alegrándose de que alguien no reciba el trasplante que necesita para vivir, obligando a mujeres violadas a tener hijos o disparando en el autobús escolar a niñas que no se conforman con quedarse en casa sumisamente. Y podríamos seguir comentando noticias. ¿Hablamos de los bombardeos israelíes sobre población palestina? ¿O de los cohetes caseros palestinos lanzados sobre Israel, que lo mismo me da? ¿Hablamos de Irán, o de Afganistán, o de Pakistán? ¿Hablamos de las trabas a la investigación con células madre?

Mejor no hablemos, y escuchemos la música de un gran compositor que declaró su negativa a creer en supersticiones y, aun así, compuso música para la liturgia que suena así de bien. Escuchamos la versión original de la Misa Glagolítica de Leos Janacek, interpretada por la Orquesta y el Coro de la Radio Nacional Danesa, dirigidos por Sir Charles Mackerras. Los solistas son Tina Kiberg (soprano), Randi Stene (alto), Peter Svensson (tenor) y Ulrik Cold (bajo). Al órgano,  Per Salo.


Vídeos de 100yearoldWhiskey

8 comentarios:

pfp dijo...

si Titus, escuchemos a Janacek, pero hablemos también, y pidamos el cese fulminante de la estupidez y la sin razón.

Un abrazo

Pilar

José Luis dijo...

Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro. (Albert Einstein)

No se hasta que punto es auténtica, hay variantes ("la estupidez es más fascinante que la inteligencia, porque es ilimitada" y cosas así) pero es una verdad como un templo. Para la presentadora también vale aquello de "La ignorancia es atrevida"

Barbebleue dijo...

La Ignorancia, hermana de la Intolerancia, madre del Fanatismo, hermano del Totalitarismo, padre de la Violencia... todo muy humano. Como el bueno de Janacek, pero en la faceta opuesta.

Eva dijo...

Lo importante es que luego se disculpó...
¿O no se disculpó? Porque luego pareció retractarse de su disculpa.
Desde luego, si los órganos conservan algo de las personas, deberían descartar desde ya el transplante de cerebros. Y el de lenguas. Por si acaso...

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Pero qué me vas a contar, si en el Teatro Villamarta de mi tierra han eliminado la ópera y los conciertos de música clásica pero actúa, dentro de unos días y en sesión cuádruple, la médium esa de la tele, Anne Germain.

Tú tranquilo, que en poco tiempo Helga Schmidt será sustituida por Lola Montero, que os va a poner dos velas negras a todos.

Titus dijo...

Pfp, tienes razón, hablemos.

José Luis, la frase es buenísima, sea de quien sea. Y cierta.

Barbebleue, vaya un árbol de familia. Menos mal que siempre nos quedará Janacek.

Eva, la disculpa fue peor que la metedura de pata inicial, porque fue allí donde buscó la explicación pseudocientífica. Miedo me da que gente así tenga a su alcance una difusión tan grande.

Fernando, lamentable lo de la vidente. ¡Que haya gente que pague por ir a ver a una estafadora! ¡y que se le cedan espacios públicos!

Eva dijo...

A los que le han quitado el editorial a Mariló seguro que les han transplantado un corazón de inspector de hacienda... Por mucho que las almas se transplanten, hay mucho desalmado por ahí...

Titus dijo...

Lo raro no es que ahora le quiten el editorial, sino que antes se lo dieran.