domingo, 23 de mayo de 2010

Ottone in villa, un oasis en el desierto

Yulia Lezhneva

Ante todo, perdón por la brevedad. Os prometí una crónica y me veo en la obligación de escribirla, pese a que anímicamente escribir en un blog es lo último que me apetece hacer en estos momentos. Por otra parte, poco hay que decir de un concierto al que no se puede poner ninguna pega. Podría hacer la crónica en modo superlativo y no sería una exageración, pues esta obra se puede dirigir, cantar y tocar de forma diferente a como se ha hecho esta tarde, pero no mejor. Aun así, intentaremos concretar algunos detalles.

Ante todo, explicaré el título que he elegido. El oasis, ya os lo podéis imaginar, ha sido la bellísima música de Vivaldi y la excelente interpretación. El desierto, lamentablemente, estaba en las butacas del Auditorio de Castellón, que rara vez se llena pero que hoy presentaba un aspecto desolador. El poco público presente, afortunadamente, ha sido bastante cálido y ha aplaudido y braveado como la función merecía.

Giovanni Antonini y su conjunto Il Giardino Armonico no defraudaron en la lectura de la partitura vivaldiana, expertos como son en la música del prete rosso, a la que tienen tomado el punto y a la que saben dotar de un peculiar carácter ágil y enérgico, acorde con la extrovertida técnica de batuta de Antonini para quien cada concierto es una clase de aerobic. Especialmente destacable fue el virtuosismo de Stefano Barneschi al violín, con un solo que nos dejó con la boca abierta.

El equipo vocal de lujo también cumplió las expectativas, incluso diría que las superaron. Topi Lehtipuu, único cantante masculino, cantó con su habitual perfección técnica y elegancia el papel menos atractivo, el del consejero Decio. Las sopranos Roberta Invernizzi y Veronica Cangemi se encargaron de dar vida a Tullia y Cleonilla respectivamente, solventando en ambos casos las agilidades con soltura y el canto spianato con su habitual buen hacer. Sonia Prina, mezzo-soprano encargada del papel de Ottone, tiene unos graves hermosos aunque no excesivamente potentes, ni falta que hace, y destacó por su perfecto canto de coloratura, toda una lección de canto. Pero aun hubo algo mejor: la joven soprano rusa Yulia Lezhneva interpretando el papel de Caio Silio, con poco más de dos años de carrera a sus espaldas, fue la que se llevó el gato al agua, y lo hizo tanto por su voz, bella, grande en comparación con el resto del reparto y excelentemente proyectada, como por su técnica, deslumbrante en las agilidades y por su elegancia y adecuación estilística. Un nombre muy a tener en cuenta el de esta soprano, que de seguir así está llamada a hacer cosas muy grandes. Eso sí, con otro vestido, por favor. Inenarrable el híbrido entre traje de camarero del Mesón Navarro y capa de Chiquito de la Calzada disfrazado de vampiro que llevaba la pobre.

Escuchémosla cantando el aria Son qual nave ch'agitata de Broschi.


Vídeo de TorMelgalvis

17 comentarios:

maac dijo...

Vaya, pensaba que iba a ser el primero y te has adelantado, coincidimos, por lo que veo, al 100%, qué putada, me encantaría llevarte la contraria pero hoy no puedo.

Titus dijo...

No te preocupes que ya habrá otras ocasiones.

Cassandre dijo...

Gracias Titus, por la crónica y por la recomendación que nos hiciste, ya que nos permitió disfrutar ayer de un maravilloso concierto.

Titus dijo...

La recomendación fue un placer. La crónica ha sido una obligación, pero ahora, con un poco más de perspectiva, la releo y creo que me ha quedado bastante bien. Incluso creo que la concisión la hace más legible que los rollos que os suelo soltar cada vez que voy a Les Arts.

Assur dijo...

Acabo de venir de "Can Maac", i et dic el mateix que ell: que com celebro que gaudíssiu tant de Vivaldi, i que m'il·lusiona molt que la joveníssima Lezhneva trepitgi tan fort i tan bé.

Sóc un desastre a l'hora de recordar (i d'escriure!) els cognoms de molts cantants estrangers, però el d'aquesta noia em va quedar de seguida perquè vaig dir-me: És siberiana, oi?... Doncs allà sempre "lez nieva" ;)

A vegades em funciona, eh?...

Titus dijo...

Assur, ets un virtuós de la mnemotècnica.

Assur dijo...

Ai, Titus! Tan virtuós de la mnemotècnica seré com tu et vulguis imaginar..., però em pots ben creure que mentre t'escrivia el comentari no hi ha haugt manera que em recordés, precisament, de la "ditxosa" parauleta "mnemotècnica", i és per això que he hagut d'escriure: "... em vaig dir:" :))

Titus dijo...

No tindre bona memòria és la raó principal per desenvolupar la mnemotècnica. Si tingueres bona memòria no necessitaries estrategies menemotècniques i passaries de ser un virtuós a un memoriós, que no sé si és millor o pitjor.

Barbebleue dijo...

Entiendo tu estado anímico, tras la "espantá" de Paco González...

Gracias, pues, por el esfuerzo. La Prina, tal como me esperaba. Antonini es un espectáculo por sí mismo.

Me encantan esas funciones tan redondas, con público entendido y entregado.

Titus dijo...

La espantá de Paco me ha dejado al borde de la lágrima. Siempre nos quedará telecinco, aunque sea compartiendo micrófono con JJ Santos.

una función redonda, tú lo has dicho. No se le pueden poner pegas.

Atticus dijo...

Amigo Titus, la concisión no ha quitado ni un ápice de calidad a tu comentario.
Vaya ante todo mi agradecimiento para tí por habernos avisado de la celebración de ese espectáculo que no andaba precisamente sobrado de promoción publicitaria, y que resultó perfecto. Es imposible efectuar reproches a ninguno de los intervinientes, y esto hoy en día no suele ser habitual.
Lehtipuu y sobre todo Lezhneva me dejaron francamente sorprendido por su enorme calidad.
De esta lo único reprochable, como dices, el vestuario de Condemorr, sólo justificable si le perdieron la maleta en el aeropuerto y lo úncio que encontró abierto fue "Casa Picó".
Lo de Paco González imagino que irá de coña, porque yo sé que a tí lo que te tenía preocupado realmente era la victoria de Belén Esteban en MQB.

Titus dijo...

Entre Paco González y Belén Esteban estoy que vivo sin vivir en mí. Propongo que la SER fiche a la Esteban para presentar el carrusel.

GLÒRIA dijo...

Titus,
Vist que en Maac i l'Atticus també han fet cròniques i molt detallades, els meus ulls agraeïxen la teva concisió i que consti que el què escrius no em sembla mai "un rollo".
El que més contenta em fa és veure com heu gaudit tots d'aquest Vivaldi. Si aixequés el seu cap pelrroig!
Una abraçada!

assai dijo...

Qué envidia imperator!!! qué pena que una no pueda tener el don de la ubicuidad...sensacional la Lezhneva que nos has puesto

Titus dijo...

Glòria, celebre haver encertat amb la llargària del text. Per molt que l'haguera allargat, mai hauria pogut expressar amb justícia la qualitat de la interpretació. Per sort, aquest cap de setmana els mateixos cantants i músics enregistraran a Valladolid aquesta òpera i quedarà cosntància de la seua excel·lència.

Assai, fue una auténtica maravilla, te habría encantado. Ya me dirás qué tal estuvo el Rosenkavalier de Barcelona.

Joaquim dijo...

Em fa molta il·lusió que Lezhneva,malgrat els modelets, hagi triomfat. Sense cap mena de dubte està destinada a agradar-nos MOLT.
Gràcies per la crònica.
He passat per can maac i per can Atticus i tots tres coincidiu. Me'n alegro molt.

Titus dijo...

Joaquim, i tant que ens agradarà, per no dir que ja ens agrada, amb modelet de cambrera vampírica i tot. Tant de bó tinguem més oportunitats per escoltar-la en el futur.