sábado, 28 de enero de 2012

Don Giovanni sin chispa en Les Arts

Los aficionados a la ópera somos un público peculiar si nos comparamos con quienes prefieren la música instrumental o los conciertos en los que no está presente el aspecto teatral, tanto en lo escénico como en lo argumental y en lo musical, que sí está presente en las obras pensadas para la escena. Comparativamente somos más apasionados, más vehementes, buscamos que surja esa chispa que nos inflame el espíritu y no nos conformamos con la simple corrección, antes disfrutamos con una interpretación imperfecta pero que en algún momento llegue a conectar con nosotros en un plano más emocional que intelectual. Pues bien, nada de eso sucedió ayer en el estreno de Don Giovanni, con una excepción puntual.

Los encargados de que no surgiera la chispa en ningún momento fueron, principalmente, un Zubin Mehta que se mueve entre el pentagrama mozartiano como un esquimal en el Sahara y un Jonathan Miller cuya labor se resume en una sola palabra: nada. Los cantantes, con la excepción del Don Ottavio de Korchak, tampoco ayudaron a levantar la función.

Zubin Mehta es un director extraordinario, qué duda cabe, y ayer dio prueba de ello consiguiendo sacar unas sonoridiades bellísimas de la orquesta y diseccionando la partitura como sólo un maestro puede hacerlo. Pero la música de Mozart es mucho más: es ritmo, es brío, es ligereza, es alegría, es ganas de vivir. Zubin Mehta no transmitió nada de eso. Además, su falta de visión de conjunto hizo que se echase en falta cierta coherencia entre números, pues la mayoría sonaron demasiado lentos (lo cual es una opción respetable, admirable incluso en manos de directores como Maazel), pero algunos no lo sonaron tanto e incluso otros sufrían de una excesiva aceleración sin que quedara claro por qué. Los cantantes sufrieron estos tempi caprichosos y se produjeron un buen número de desajustes entre el foso y las voces.


Jonathan Miller, por su parte, nos demostró que a veces menos es más: su versión de hace seis años, reducida a causa de un accidente que inutilizó gran parte del escenario, resultó más efectiva de lo que ha demostrado ser al completo. Tres paredes negras, dos bancos de madera en los extremos del escenario, donde contínuamente se sientan los cantantes (lo cual es una falta de respeto al público de los laterales, con visión parcial), un nulo trabajo de iluminación y una inexistente dirección de actores son los elementos que forman esta puesta en escena que hace parecer a la Carmen de Saura buena en comparación. Lo que en 2006 nos pareció una solución de emergencia resultó ser todo lo que había. O sea, nada. Muy merecidamente, Jonathan Miller recibió abucheos por parte de un público que, al menos en parte, demostró no ir sólo a la ópera a lucir visones, como él mismo dijo, sino también a abuchear a farsantes sin talento cuando tiene la oportunidad.

En cuanto a los cantantes, tanto el Don Giovanni de Nicola Ulivieri como el Leporello de David Bizic fueron correctos pero aburridos. Ninguno de los dos destacó por su fraseo, por sus dotes como actor o por poseer una voz extraordinaria. En todo caso, Bizic me pareció algo más interesante, pero entre un Mehta lentísimo y un Miller que le obligó a cantar el aria del catálogo sentado y casi sin poder moverse le impidieron brillar en su momento de mayor lucimiento, el aria del catálogo, que se convirtió en un catálogo de desajustes y entradas a destiempo. Sabemos, porque hace una semana pudimos verle en un vídeo de youtube, que es capaz de mucho más. Sobre Ulivieri, aburridísimo como actor (¿culpa suya o de Miller?) y poco interesante como voz, sólo diré que gracias a él ahora aprecio mucho más el trabajo de Erwin Schrott como Don Giovanni hace seis años.

Zerlina y Masetto fueron interpreados por Rosa Feola y Simon Lim respectivamente. Bien ambos, correctos ambos (mejor ella), pero sigue sin saltar la chispa, seguimos sin salir del gris monótono.
Saldremos, pero para peor, con la Donna Elvira de Sonia Ganassi, una cantante que ha hecho cosas interesantes en el pasado pero que ayer nos mostró una voz deteriorada y un fiato corto que le impedía mantener la línea de canto. Graves forzados y desimpostados (y por tanto, apenas audibles), agudos estridentes, cambios de color en la voz... Mejor, en mi opinión, fue la Donna Anna de la rusa Anna Samuil, aunque creo que muchos no compartirán este punto de vista, a juzgar por los comentarios que se oían durante el entreacto. Su voz no es especialmente grande ni especialmente bonita, pero resulta suficiente en ambos aspectos, algo que no afea un vibrato bastante notorio. Por arriba resulta algo estridente, como Ganassi, y en las agilidades no va muy sobrada, pero acaba sacando el papel adelante y lo hace con algo más de incisividad que todos los comentados anteriormente.


Finalmente, hubos dos cantantes que sí me convencieron del todo: Alexánder Tsymbalyuk, cuyo vozarrón de auténtico bajo ya había sonado anteriormente en Les Arts, causando siempre una buena impresión, y Dmitri Korchak, un tenor que me ha gustado siempre que lo he escuchado y que ayer cantó un Dalla sua pace magnífico, delicado, dominando las medias voces y sacando partido de su belleza tímbrica. Aquí sí, por fin, saltó la chispa, y sólo por eso y porque la música de Mozart es tan sublime que salva cualquier dificultad, valió la pena asistir anoche a este Don Giovanni.

Mención especial para el breve texto incluido en el programa de mano (ya era hora de que se incluyera algo que no fuera la sinopsis de la ópera y las biografías de los cantantes) en el que Helga Schmidt nos informa de que en el Palau de les Arts son ajenos a la "moda" (sic) de añadir florituras y adornos a las interpretaciones de Mozart y pretenden "mantener la pureza de la música de Mozart, respetando escrupulosamente la partitura". Dice que su intención es seguir la línea de maestros mozartianos como Furtwängler, Böhm y Karajan, lo que es una forma de decir que se pasan a Gardiner, Harnoncourt y Jacobs, entre otros, por el arco del triunfo. A mí me gusta mucho el Mozart de estos tres últimos, tanto que hasta soporto las voces imposibles que suele buscarse Jacobs para elaborar sus repartos, así que esta vuelta al pasado de doña Helga no me convence pero tampoco me extraña, teniendo en cuenta sus últimas declaraciones en las que defiende volver al repertorio más trillado para sortear la crisis. Lo que sí me sorprende es que intente vendernos ese retorno al Mozart decimonónico vienés como una lectura depurada y respetuosa de la partitura, cuando lo cierto es que para ser de verdad respetuoso al cien por cien haría falta contar con instrumentos originales y ofrecer una de las dos versiones de la partitura que se estrenaron en tiempos de Mozart, la de Praga (sin las arias Dalla sua pace y Mi tradì quell'alma ingrata) o la de Viena (sin Il mio tesoro y con el añadido del dúo entre Leporello y Zerlina Per queste tue manine). Jacobs, sin ir más lejos, ofrece la versión de Praga en sus grabaciones en CD y DVD. No es que me parezca mal fundirlas, es más, me parece muy bien porque prefiero tener las dos arias de Don Ottavio y prescindir del dúo Per queste tue manine, pero entonces la tan cacareada pureza y el respeto a la partitura ya no existen, diga Helga lo que diga, y lo que se interpreta es una versión manipulada del original mozartiano.

19 comentarios:

mimenor dijo...

Uff, no voy muy animada mañana. Veo que la crisis ha llegado por la puerta grande. A ver si vamos a echar de menos la "versión de la plataforma". Por lo que veo, no intento las localidades laterales ¿verdad?
Saludos!!

Titus dijo...

Yo estuve en un lateral. Pierdes de vista a los cantantes en algunas arias, pero para lo que hay que ver, casi que da igual.

Atticus dijo...

Total coincidencia, amigo Titus. Samuil me gustó algo menos que a tí y Feola un poco más, pero por lo demás, estamos en total acuerdo.

Tienes toda la razón en que es preferible casi siempre una función imperfecta en la que haya algún chispazo que haga brotar la emoción, que otra muy correcta pero fría. y la del viernes fue así, muy correcta (salvo la anti puesta en escena), pero gélida.

De lo que diga Helga no hagas mucho caso, que ya sabes que cambia más de opinión que de ropa interior.

Lo de Miller no fue de abucheo, debíamos haberle sacado a pedradas. Saura era un santo varón.

Titus dijo...

No, si de lo que dice Helga no hago mucho caso, ya sé que, en vez de intentar hacer lo correcto, hace lo que puede (o lo que le da la gana) y luego dice que eso es lo correcto.

Quizá el mérito de Miller está en hacer que Saura acabe pareciendo un buen direcrtor de escena a posteriori. Y no es fácil, que lo de Saura también era un horror.

Eva dijo...

¡Qué despilfarro de extras! ¡parece una escena de Rossini!
¿El aria del catalogo sentado? Vaya, eso parece Losey -Jesús, mejor no hablo.
De todos modos, te advierto que una vez se oye el Leporello de Ganzarolli cualquiera se hace de menos. Es como un Figaro cualquiera sin Hermann Prey... Aun así, Leporello es como un perro que termina pareciéndose al amo: si él es soso...
¿Se limitarán al palau o nos darán la oportunidad de admirar la catástrofe? Así contrastamos opiniones. Quizás aprenden del error y... no sé, ponen un florero en alguna parte para distinguir el jardín del salón...

Titus dijo...

Hola, Eva!

No te creas, en la escena de la foto hay mucha gente en el escenario porque es una de las pocas escenas en las que aprece el coro, el baile de máscaras, pero durante el resto de la ópera no hay ni extras, ni muebles, ni nada que nos ayude a saber si estamos en una plaza, en un palacio o en un cementerio. Vacuidad en escena y en el cerebro del director de escena.

Por cierto, el Figaro de Prey, que a mi me encanta, tiene bastantes detractores en blogs y foros operísticos, tanto por su voz como por su supuesta falta de estilo. Pero a mí, ya te digo, me gusta mucho.

GLÒRIA dijo...

Ja li he deixat escrit a l'Atticus. Una llàstima que una òpera tan bonica es vegi maltractada per una escenegrafia feta sense imaginació i amb molt mala grapa.
M'ha agradat molt la teva crònica on mostres, com sempre, la teva legítima seguretat quan et poses a escriure.
Seguim en contacte!

Titus dijo...

Glòria, és una llàstima el que ha fet Miller, però fins i tot així, l'obra de Mozart i Da Ponte és tan bona que supera tots els entrebancs. I quan un cantant fa justícia a la partitura, com van fer Korchak i Tsymbalyuk, el resultat és excel·lent.

Nibelungo dijo...

Excelente crónica Titus.
Casi coincides con el título del artículo de Gonzalo Alonso en La Razón.
Fue la sensación que tuvimos casi todos.

http://www.larazon.es/noticia/6419-un-don-giovanni-sin-gracia-por-gonzalo-alonso

No se si funcionará el enlace.
Un abrazo.

Titus dijo...

Gracias por el enlace, Nibelungo. Parece que, salvo pequeños detalles, estamos todos de acuerdo en lo decepcionante de este Don Giovanni y en la mala impresión causada por la puesta en escena del impresentable de Miller.

Eva dijo...

Ya, ya he visto un vídeo en youtube de un supuesto deplorador de Prey que pone un vídeo de "Pavarotti" que le deja por los suelos. Un retrato de lo más cuqui al que le han puesto la cabeza de Pavarotti... pero el que canta no es él. En fin, esto es como el que ponía el canon de "Pachabel" -con número de opus y todo- "por Wolfgang Amadeus Mozart". Dejémosles
Si te digo la verdad, hay cierta versión de Karl Böhm del Deutche Gramophon, con Herman Prey, Fischer-Dieskau y Edith Mathis, que creo que es la mejor que he escuchado. Ahora, la película... de la película hay mucho que hablar -el pelucón que me le pusieron a Fischer ha hecho correr ríos de tinta en algunos sitios

Titus dijo...

Ya he visto el vídeo del falso Pavarotti. ¡Qué horror! ¿Por qué hará esas cosas la gente?

maac dijo...

Sin chispa, definido a la perfección.

Eva dijo...

Hay instintos humanos que le hacen a uno realmente decirse "creo en el diablo", como dice C. S. Lewis.
Déjales, supongo que con un poco de suerte se les presenta el espíritu de Pavarotti por la noche, o el espectro de las horteradas pasadas, presentes y futuras o algo y cambian de opinión.
¿Ese que atribuye el Greensleeves a Mozart lo has visto?

Titus dijo...

Maac, por desgracia la definición ha sido fácil. Y por lo que leo por ahí, unánime.

Eva, ese de Greensleeves no lo recuerdo, pero sí recuerdo uno que decía "El Ave María de Schubert, obra de Haendel".

Barbebleue dijo...

No concibo peor tormento que un DG aburrido; ni peor sacrilegio.

Respecto a las palabras de la señora Schmidt: parece hablar como un político...

Titus dijo...

Efectivamente, un sacrilegio. Y no fruto de la provocación, lo que podría tener su miga, sino fruto de la desgana, la apatía y el encefalograma plano del regista. En lo musical, mejor, aunque lejos de la excelencia.

P. Maró dijo...

Totalment d'acord! Aquest Don Giovanni fa bo l'Erwin Srott del 2006. El Leporello lamentable, i de l'escenògraf millor no dir res, igual que el seu treball: res. No estic d'acord amb la crítica que fas de Metha, a mi em va semblar que duia l'orquestra amb un tempo més ràpid que la majoria de les versions que circulen, i, per al meu gust, va sonar millor que mai. Això i l'aira de Don Ottavio, da la sua pace, matisada, expressiva, amb "chispa", aquesta sí, va ser el millor de la nit (almenys de la nit del dia 4-2-12). Saluts!

Titus dijo...

P.Maró, són dues funcions diferents i imagine que alguns defectes del dia de l'estrena s'hauran solucionat, sobre tot en el que toca a Zubin Mehta. Així i tot, crec que Mehta no acaba de tindre clar què pretén fer amb la partitura i la seua lectura és técnicament pròpia d'un mestre, però incoherent i buida de contingut. Tampoc no crec que siga especialment àgil. Potser sí comparat amb la de Furtwängler i similars, però eixes lectures ja han quedat periclitades. De totes formes, m'alegre de que hages disfrutat amb la seua tasca més que jo.