viernes, 1 de febrero de 2013

Richard Wagner: Obertura Fausto

Como ya sabéis, este 2013 es un año de celebraciones para los operófilos de todo el mundo, pues se cumplen doscientos años del nacimiento de dos de los pilares del género: Richard Wagner y Giuseppe Verdi. Como hoy tengo el día wagneriano, dejaremos a Verdi para más adelante y nos centraremos en la figura del teutón de la boina.

En 1839, un joven Richard Wagner emprende la composición de una sinfonía dedicada a la figura de Fausto, inspirado por el libro homónimo de Goethe. Por aquel entonces, Wagner sólo había compuesto una Sinfonía en do menor  y dos óperas (Las hadas, que no llegó a estrenarse en vida del compositor y La prohibición de amar, que fue retirada del cartel después de la primera representación), además de varias oberturas de concierto y sonatas para piano. Durante esta época, Wagner trabaja simultaneamente en varios proyectos, algunos que verían la luz, como Rienzi o El holandés errante y otros, como la ópera La boda o el singspiel La astucia del hombre es superior a la de la mujer (vaya un titulito), que nunca llegarían a pasar de proyectos. Con el tiempo, Wagner va comprendiendo que su Sinfonía Fausto forma parte de este último grupo, así que decide juntar todo el material compuesto hasta la fecha para los distintos movimientos de la sinfonía y darle forma de obertura de concierto, algo que conseguiría en 1844 y que posteriormente revisaría en 1855. Nace así Eine Faust-Overtüre, la Obertura Fausto, que escucharemos en la interpretación de la Staatskapelle de Dresde dirigida por Christian Thielemann.


Vídeo de kutapika

3 comentarios:

GLÒRIA dijo...

M'agraden molt la peça i l'execució. Està clar que l'alemany apuntava maneres com se sol dir ara. Quina força!
No coneixia aquesta obertura bellíssima i plena de presagis, pròpia del geni que la va compondre.
Gràcies, Titus i una abraçadeta.

Atticus dijo...

No había escuchado esta pieza que resulta francamente interesante, aunque todavía suene demasiado a Beethoven.
Thielemann, como siempre, genial.
Saludos a la familia imperial

Titus dijo...

Me alegro de haberos descubierto a ambos la pieza en cuestión. Yo tampoco la conocía hasta hace poco y me gustó mucho cuando la escuché por primera vez.