domingo, 13 de enero de 2008

Scarface


No sólo de música vive el hombre, así que hoy vamos a hablar de cine. Anoche volví a ver Scarface, traducida al castellano como El precio del poder, no sé por qué. Estamos ante una de las mejores películas de gangsters, dirigida por uno de mis directores favoritos, Brian de Palma, e interpretada por Al Pacino en el que ha sido uno de sus más memorables papeles. Scarface es en realidad un remake de la película homónima de Howard Hawks (que aquí, en nuestra línea de traducciones libres, se llamó El terror del hampa), cambiando Chicago por Miami, italianos por cubanos y el contrabando de alcohol por el de cocaína. Ambas versiones contrariaron a la crítica de su época debido a su crudeza y a su excesiva (decían ellos) violencia. Lógicamente, la versión de Brian de Palma es mucho más cruda y mucho más violenta, es el signo de los tiempos. Cuentan que el día del estreno, Martin Scorsese le dijo al co-protagonista Steven Bauer "Vosotros estáis fantásticos, pero preparaos, la van a machacar en Hollywood... porque va sobre ellos". Y ciertamente, la machacaron, aunque su acogida por parte del público fue buena.

Scarface es la historia de Tony Montana, un refugiado cubano del éxodo de Mariel que se abre paso entre la mafia de Miami hasta convertirse en un capo del narcotráfico. Pero una vez ha llegado a lo más alto, la película cambia de tono y se transforma en una tragedia griega. Tony Montana intenta en vano escapar de su destino hasta acabar plantándole cara, ametralladora en mano, en la archiconocida escena final.

Uno de los puntos fuertes de esta película es la perfección con la que encajan las piezas: La interpretación de todos los actores, la dirección, el guión de Oliver Stone, la fotografía, la ambientación, la banda sonora de Giorgio Moroder... no hay nada que destaque negativamente. Os dejo unos vídeos para que podáis recordar esta gran película si ya la habéis visto y animaros a verla si aún no la conocéis. Empezamos con el trailer:


Vídeo de Buzzati

Seguimos con una de las mejores escenas a cargo de Al Pacino. Borracho y abandonado por su mujer (Michelle Pfeiffer), monta una escena en un restaurante de lujo.


Vídeo de tim029

Y acabamos con uno de los alardes de dirección de Brian de Palma, la escena de la motosierra. Aviso ya, es la escena más cruda de la película, así que si sois impresionables más vale que no la veáis. Si no lo sois, fijaos en el movimiento de la cámara desde que aparece la motosierra (3:50) y durante el minuto siguiente, cruzando la calle para que podamos ver a los gangsters que esperan en el coche mientras la tensión en el piso de los colombianos crece y crece.


Vídeo de moneris0

2 comentarios:

Chari dijo...

Querido Andrés:
maravillada me hallo.
Hace ya unos días que ando paseándome por tu blog, así que ya no podía dejar pasar más tiempo para decirte que me encanta, me parece original y muy bien escrito, felicidades!
Un besote para ti y también para esos dos bichos que tendrás por ahí cerca...

Titus dijo...

¡Hola Chari, qué sorpresa! Me alegro de que te guste el blog. Transmito el beso a los bichos de tu parte.