domingo, 28 de septiembre de 2008

Una promesa: Sergey Romanovsky


Me llegan noticias de una jóven promesa rossiniana, el tenor ruso Sergey Romanovsky. Concretamente, me llega un link al foro Grandi Tenori, que desconocía hasta hoy mismo, en el que comentan el siguiente vídeo:

Vídeo de Compozitor

Por lo que he podido averiguar, Romanovsky tiene sólo 24 años y estudia canto en el Conservatorio Chaikovski de Moscú. Actualmente canta comprimarios en la Kolobov Novaya Opera de Moscú, aunque es de esperar que vaya asumiendo papeles de más importancia con el tiempo. De momento, sus vídeos en youtube despiertan la admiración de cuantos los ven, a juzgar por los comentarios dejados allí mismo y en el foro anteriormente citado. Su voz es bella y recia, lejos de la insustancialidad blanquecina típica de algunos tenores ligeros. A la belleza de su timbre se une una técnica que le permite un canto expresivo y variado, unas agilidades muy bien definidas y una ascensión al agudo con aparente facilidad y firmeza.

El año pasado cantó el papel del joven gitano en la ópera Aleko de Rachmaninov en la Quincena Musical de San Sebastián. La crítica del diario Deia decía: "El Joven Gitano tiene poca labor, bien interpretada por el también joven tenor Sergei Romanovsky, con suave color pero poco volumen, como se apreció en su duettino con la Zemphira y en su romance". Es imposible juzgar el volumen de un cantante basándose en un vídeo, pero cuando lo escuché pensé que su voz parecía tener bastante volumen, me sorprende que la crítica diga lo contrario, aunque por supuesto el crítico del Deia lo ha escuchado en directo y por tanto su opinión es la que vale.

Escuchemos ahora a Romanovsky cantando el dúo de Libenskof y Melibea de la ópera Il viaggio a Reims (Rossini) junto a la mezzo Olesya Chuprinova, ambos alumnos del conservatorio.


Vídeo de Compozitor

Y acabamos con su interpretación de E serbato a questo acciaro, de I Capuletti e i Montecchi (Bellini).


Vídeo de archillout

Espero que tenga una carrera larga y fructífera, alguien que despierta el interés del público cuando aún no ha terminado sus estudios no merece otra cosa.