sábado, 11 de julio de 2009

Cielo e mar por Mario del Monaco y una reflexión


A veces, leyendo las diversas opiniones que los aficionados dejan en blogs, foros y similares, me da por preguntarme hasta qué punto estamos influidos por las corrientes de opinión mayoritarias o por las opiniones autorizadas, que a veces diríanse incuestionables, de ilustres expertos en la materia. Por supuesto, me incluyo entre los influenciados por estas corrientes, pero me gustaría saber hasta qué punto las opiniones ajenas nos influyen a la hora de emitir juicios pretendidamente personales acerca de lo que escuchamos.

Hoy mismo, curioseando por youtube, he acabado escuchando el Cielo e mar (La Gioconda, Ponchielli) de Mario del Monaco, un tenor que como ya sabéis me es especialmente grato. Como suele pasar, el vídeo venía acompañado por comentarios de toda índole. Entre ellos había uno que, aunque pretendía ser laudatorio, sacaba a relucir el viejo tópico acerca del florentino: que si no sabía matizar, que si todo lo cantaba en forte... Pero lo mejor es que la réplica a tal comentario, que en mi opinión basta para desmontar sus argumentos, simplemente decía "1:56". Y efectivamente, si escuchamos el minuto citado en el vídeo podremos comprobar que Del Monaco no sólo sabía matizar (de hecho, ya hay matices en los minutos previos al 1:56, empezando por el primer "Cielo e mar"), sino que además sabía apianar, y apianar un agudo como el suyo no debía ser fácil. ¿Acaso el autor del primer comentario no había escuchado el aria antes de comentarla? ¿O estaba tan influido por la idea generalizada de que Mario del Monaco es incapaz de matizar que no se dio cuenta de los matices a pesar de lo evidentes que resultan? Y eso me lleva a preguntarme si no nos pasará a todos lo mismo, si no estaremos a veces ejerciendo de portavoces de ideas ajenas cuando creemos estar expresando la nuestra.

Os dejo con el Cielo e mar de Mario del Monaco y os invito a comentar tanto el vídeo como esta reflexión de todo a cien a la que me ha llevado el insomnio. Qué lo disfrutéis.


Vídeo de MARISOLDELMONACO

24 comentarios:

maac dijo...

Depende de cada persona, unos somos más influenciables, otros menos.
¡Lo que me ha costado llegar a una conclusión tan obvia!
Uno lee o escucha hablar a otros, que se supone son más doctos, y se queda con lo que le gusta o con lo que está de acuerdo y yo estoy de acuerdo en que Del Monaco, con sus muchas virtudes, no era Cavaradossi sino Tosco, no es que no matizara sino que lo hacía toscamente, algo que puede gustar más o menos.

Titus dijo...

Exacto, gustará más o menos, pero matizar claro que matiza. Por lo tanto, la idea establecida de que lo canta todo en forte cae por su propio peso, en todo caso debería ser sustituída por "no me gusta como lleva las dinámicas", pero no por la negación de su existencia, que es lo que decía el comentario en cuestión.

maac dijo...

Lo curioso del caso es que ese pianísimo me parece que no está escrito y no todos lo hacen.

maac dijo...

Estoy dándole vueltas.Escuchando su versión de In Fernem Land es fácil llegar a la conclusión de que le costaba reducir el impresionante caudal de su voz. Con esto quiero decir que algo de razón hay cuando se dice que todo lo cantaba en forte aunque en casos muy puntuales no lo hiciera. Escuchando el aria de Lohengrin se aprecia con claridad.
Y si lo comparamos con otro tenor de características similares por volumen como es Corelli podemos apreciar que éste, siendo también algo burdo, tiene muchísima más facilidad para controlar las intensidades.

Titus dijo...

Escucha la grabación de MDM de "Ch'ella mi creda" de La Fanciulla del West, a poder ser la del disco de arias que grabó con Eredde y te compensará con una versión introspectiva y sentimental llena de claroscuros.

Corelli es cierto que matizaba más, pero tenía otros defectos que a mí a veces me lo ponen muy difícil, empezando por la pronunciación y por el recurso constante a los portamentos. Aun así, me gusta, pero menos.

enric dijo...

M’ha agradat molt, Titus, aquesta reflexió, i sobretot si tens en compte que jo fa relativament pocs anys que em vaig aficionar a l’òpera, i que tot el que he anat “aprenent” d’aquest món ha estat, bàsicament, gràcies a Internet, on m’he trobat amb moltíssima gent que no és que m’hagi donat un cop de mà, sinó que m’ha posat a l’abast i d’una manera que no dubto en qualificar d’extremament generosa tot el que en cada moment em calia per anar-m’hi endinsant.

Passa, però, que de mica en mica un va agafant els seus gustos, i aquests gustos no són els mateixos que els d’altres, dels que, per exemple, saps que tenen molts més coneixements que tu, i et fa cosa dir-los que no estàs d’acord amb tal o qual cosa perquè ets del tot consicent d’aquesta manca de coneixements.

Enemic de picabaralles absurdes, sobretot de les referents als gustos personals de cadascú, m’inclino pel silenci respectuós, però, a la vegada, procuro sempre treure profit de tots els arguments que utilitzen uns i altres a favor o en contra de qualsevol opinió... Quantes vegades m’ha tornat al cap, Titus, el que em va dir un bonc amic, dels primers que vaig conèixer i que més suport em va donar per endinsar-me en el món de l’òpera: “Enric –recordo que em va dir mentre sopàvem-, piensa que hay amantes de la ópera que a veces se comportan igual, e incluso peor, que los seguidores más recalcitrantes del Barça y del Madrid”.

Magnífic post, com sempre, Titus.

Titus dijo...

Tens raó, Enric. L'apassionament del públic operístic és una virtut, però també un problema si deixem que ens afecte a la nostra capacitat d'èsser objectius. Com en quasi tot, seria desitjable trobar un punt intermig entre l'objectivitat total acompanyada de la fredor de qui escolta la música com si estigués disseccionant un cadàver i l'apassionament que ens fa estar sords al que escoltem i tirar mà d'idees preconcebudes.

pilar dijo...

querido Titus disfruto tanto de la ópera cómo de las pasiones que desata... generalmente, como decía mi abuelo, las pongo "en cuarentena" pero se aprende si se quiere de casitodo aunque es bueno seleccionar opiniones y sobretodo la gente que las emite.

un abrazo Titus, tu estas entre mis seleccionados of course.

maac dijo...

Lo necesitados que estamos de tenores en la actualidad y la cantidad de talento que se está desperdiciando por esos foros de Dios. En vez de opinar hay algunos que con todo lo que saben sobre colocación de la voz, paso de registro, emisión en la máscara y técnica de respiración no sé a qué esperan para dedicarse al canto profesional, o en el caso de que la naturaleza haya sido tan injusta que les haya dotado de un mal instrumento, meterse a profesores de canto.

Titus dijo...

Pilar, un honor que me haces seleccionándome.

Maac, muy bueno. La verdad es que uno lee cada cosa por ahí que no sabe hasta que punto quienes las escriben son expertos en la materia o se están tirando el rollo a ver quién la dice más grande. Después uno habla con cantantes y le dicen que cuando leen tan magnos tratados sobre colocación, pasaje y emisión les parece que están leyendo ciencia ficción.

Joaquim dijo...

Ya nos conocemos lo suficiente, amigo Titus, como para saber que ya poco me influyen las opiniones ajenas.
A base de leer mucho y escuchar muchísimo más, he ido haciéndome mi mundo operístico, que seguramente será parcial y muy probablemente deficitario y erróneo, pero es el mío y cuando hablo en voz alta, escribo o pienso, hablo, escribo y pienso por mi y no por boca de las santísimas "patums" que sientan cátedra.
De esta forma me he ido confeccionando mi mundo que es bastante coincidente con muchísimas de las personas que conozco, pero que tiene sus particularidades.
Si el Liceu se hunde con la Gruberova yo me quedo atónito contemplando un espectáculo para mi inexplicable y claro, lo digo y claro, me masacran.
Del Monaco, como la Tebaldi, Bastianini, la Simionato y Siepi, forman parte de mis inicios operísticos gracias a la DECCA y a Ace of Diamonds y eso no se olvida facilmente, ya que estamos hablando de voces irrepetibles.
El Cielo e Mar en particular siempre me encantó y la Gioconda de la Cerquetti creo que la llegué a masacrar de tanto ponerla una y otra vez.
Ahora me he vuelto a poner el YouTube y lo primero que se me ha pasado por la cabeza no lo puedo poner en tu blog, ya que una cosa es no callarme lo que pienso y otra es crear un conflicto internacional a gran escala.
Lo resumiré diciendo "COLLONS".
Ya lo sé que los hay mejor cantados, siempre sale Bergonzi a relucir, pero lo de Del Monaco es apoteósico.
Ahora no se que pasaría si lo tuviéramos en activo.
Ah! y detesto a Corelli. Lo digo por aquello de dejarnos influenciar por las voces entendidas.
Te agradezco la reflexión y que hayas escogido a Del Monaco, el cual sin duda y como todos, tiene cosas de difícil escucha para mis "particulares" oídos.

Atticus dijo...

Del Monaco no era el paradigma de la exquisita matización, pero ni se puede generalizar y dar ya por sentado que nunca matizaba, ni mucho menos usarlo para menospreciar una de las mejores voces que ha habido jamás. Como bien dices, Titus, una cosa es que gusten más o menos sus matices, pero decir que no lo hacía es simplemente una muestra de ignorancia y estupidez pseudopedante propia de "los señores de la máscara y el pasaje" de los que hablaba Maac.
Todos somos muy libres de que nos gusten más unas voces que otras, sin necesidad de tener que buscar absurdas explicaciones para justificar nuestras filias o fobias. El arte en general funciona por emociones y aquello que consigue emocionarnos, ya puede venir el Maestro Forero a hablarnos de lo estúpidos que somos, que seguirá gustándonos.
Y a mi Del Monaco, la mayoría de las veces conseguía emocionarme, soy así de burdo.

Titus dijo...

Joaquim y Atticus, voy a enmarcar vuestros mensajes y a colgarlos al lado de la estantería de los CDs para poder releerlos siempre que quiera.

pilar dijo...

maac, inmenso en tú último comentario...

besos

Kenderina dijo...

Con lo que me gusta a mi Don Mario tener que leer según que cosas de supuestos "entendidos" me da ardor de estomago.
Nadie sabe mejor que yo lo que a mi oido le gusta oir (como a todo el mundo) y a mi oido , con todas sus cosas buenas y algunas (poquisimas) no tan buenas le gusta Mario del Monaco. ¿Quien puede venir a decirnos lo que nos ha de gustar ? Es absurdo. Ademas, a mi me gusta la mortadela con aceitunas...:P

Titus dijo...

Tienes razón, cada uno tiene sus gustos. Pero peor aun que los expertos que nos dicen lo que nos debe gustar y lo que no, que siempre nos dejan la opción de ignorarlos, son los pretendidos expertos que repiten la idea generalizada (en este caso lo poco variado del fraseo de Mario del Monaco) sin escuchar siquiera el aria en cuestión.

Kenderina dijo...

Claro, pero esos son los mismos que escriben sobre conciertos o funciones y solo han visto el primer acto o en el caso de conciertos, la primera aria o canción (segun si la cosa es clasica o pop). Y doy fe de que los hay...a alguno lo he tenido sentado a mi lado :)

maac dijo...

Hay que reconocer que no era muy sofisticado aunque siempre efectivo. Me gusta por encima de todo su Otello y su Andrea Chénier, pero no es un tenor que haya seguido, a pesar de ello siempre me ha impactado la calidad de su timbre.

Titus dijo...

En todos los papeles veristas que cantó está en su salsa, su Canio por ejemplo es paradigmático, pero también su Dick Johnson, Des Grieux de Manon Lescaut... Luego, su Verdi heróico es muy "sui generis" pero efectivo, sobre todo si había un director que lo atara en corto como Mitropoulos, con el que grabó un Ernani y una Forza muy buenas. Su Manrico también es muy respetable, hasta Reverter le perdona sus heterodoxias en su libro. Y su Pollione con la Callas echa chispas. Y también cantó Wagner, donde ya andaba más perdido, pero batió el record de Melchior superando la duración de sus Wälse, Wälse. En total, es un buen número de papeles en los que destaca, aparte de Otello, que fue el papel de su vida y en el que más brilló.

maac dijo...

Ya, Titus, pero no lo he seguido, no voy a decir que no me interese, sería demasiado, digamos que cuando lo escucho, aún sin disgustarme la mayoría de las veces, me digo: "Ya está aquí Mario Del Monaco." Me saca de la ópera. Sin embargo, hay ocasiones en las que me he dejado llevar y he disfrutado mucho, recuerdo especialmente su Pollione con Callas en el 55. Por cierto, ella está INMENSA.

dandini dijo...

Un cantante de máximo nivel (No un gritón como suelen calificarle los pretendidos sabios).Su linea de canto podia no ser especialmente elegante y abundan los portamentos emitidos de forma poco grata pero la capacidad para el pianísimo ahí está presente en el audio para fulminar las opiniones adversas al respecto.De todas formas no podemos soslayar que su mejor baza era el canto heroico y en forte que yo calificaria casi de naturalista.Por lo general y centrándonos en la música y el carácter de la página sus mejores momentos eran los que reflejaban la ira ,la desesperación o la rebeldia y resultaba menos adecuado en la seducción o en el canto amoroso.Yo personalmente en "Cielo e mar" prefiero a Carlo Bergonzi

Titus dijo...

Sí, tanto por su voz squilante y broncínea como por su temperamento era en el canto heróico donde obtenía sus mejores resultados. Pero como bien dices, una cosa es destacar en el forte y otra cosa no saber cantar más que en forte, algo que hizo en algunas ocasiones, sobre todo cuando los directores se lo consentían, pero no en sus mejores registros, que son bastantes. Como decía en un mensaje anterior, Mitropoulos (y también Karajan) sacaron lo mejor de él.

Golaud dijo...

Titus, yo creo que algo de verdad hay en el tópico, otra cosa es que se utilice siempre la misma arma para hablar sobre un determinado cantante. Yo sí soy de la opinión que la tendencia de Del Mónaco es cantar en forte, pero eso no impide que pueda matizar, teniendo en cuenta que es algo en lo que también hay grados, y del Monaco no ofrece alardes de ello. La semana pasada estuve escuchando la Manon Lescaut de Tebaldi y Del Monaco y me pareció excesivo en muchas ocasiones. Su Dick Johnson sí me parece más controlado. Esto lo digo como admirador del cantante. Por otro lado, matizar no creo que se reduzca a hacer un piano, también entra en juego variedad de acentos, de colores en el fraseo, de intenciones, y en esto Del Monaco no era el más pródigo.

El caso de los críticos, expertos, pseudo-expertos y pedantes en la ópera es un tema igual de viejo que el tópico de Del Monaco, pero particularmente no me gusta el tono que se emplea cuando se habla de ellos. Un crítico emite una opinión profesionalmente, pero individual, no dice qué te tiene que gustar, tienen el derecho a tener una opinión radicalmente opuesta a la nuestra, por eso no la podemos despreciar. Y pensemos en cómo nos ven los demás cuando atacamos a su cantante favorito, posiblemente igual de pedantes, que todos hemos utilizado tonos duros contra ciertos artistas. En fin, el tema de siempre, pero no por eso menos absurdo.

Titus dijo...

Golaud, nadie ha negado que su estilo no esté enfocado al canto estentóreo y agresivo, que es donde mejor se desenvolvía, pero de ahí a decir que sólo cantaba en forte va un mundo. Desde luego que no tiene la gama de recursos de Bergonzi, de la misma forma que Bergonzi no tiene su instrumento privilegiado ni, en mi caso, la facilidad para conectar conmigo emocionalmente que tiene Del Monaco. En todo caso, decir que sólo cantaba en forte justo en este vídeo quiere decir que quien habla no lo ha escuchado o que el tópico esta tan establecido en su mente que le impide escuchar de forma objetiva. En otros vídeos podría aceptarlo, en este en concreto no.

Sobre el tema de los críticos y las críticas, estoy de acuerdo en que todas las opiniones son respetables, nunca he dicho lo contrario. Pero si hay una evidencia, comprobable con toda objetividad, y alguien viene y la niega, qué menos que plantearse lo que me he planteado aquí, si el peso de los prejuicios es tan grande que no nos permite discernir lo que estamos escuchando.