viernes, 2 de mayo de 2008

Palau de les Arts: Ni tienen vergüenza ni la conocen

Hoy se abría el período de venta de entradas para el Festival del Mediterráneo. Bueno, para ser exactos, se abría el período de venta preferente para abonados. Como ya comenté hace unos días, el sistema elegido (venta presencial por la mañana, por internet a partir de las 18:00h y telefónica a partir del lunes) me parecía absurdo, tercermundista y poco respetuoso para con los abonados. Hoy, después de haber superado con éxito la compra de entradas, ya puedo asegurar que sí, que todo ha sido tan caótico, injusto y mal organizado como esperaba, que la dirección del Palau ha vuelto a tomarnos el pelo a los abonados y que se vayan preparando los no abonados que quieran asisitir, porque si les llega algo va a ser poco y muy caro.

Lo primero que habría que comentar son los precios, 58 euros la butaca más barata y 190 la más cara no me parece de recibo cuando en toda Europa se puede ir a la ópera por mucho menos. Vale que sea un festival especial, con unos precios especiales, pero aún así es exageradamente caro. El Palau está mal diseñado, tiene una platea grande donde hay entradas de sobra, pero a precios altos, y muy pocas entradas en los cuatro pisos, sobre todo después de las remodelaciones que han eliminado dos filas de butacas en los laterales para conseguir que las que queden tengan visibilidad (aún así, reducida, pero algo es algo). Mi intención era comprar éstas entradas, las laterales. Cuando he podido entrar en la página quedaban menos de treinta, tanto para Turandot como para Sigfrido, en los días que me interesaba. Posiblemente dentro de nada estarán agotadas. De platea quedaban casi trescientas.

Una vez uno se hace a la idea de que si quiere ópera en Valencia tendrá que rascarse el bolsillo llega la otra pega. ¿Cómo conseguir las entradas? Por un momento me planteé ir a hacer cola, pero al final cambié de opinión. La venta empezaba a las 9:00, pero la cola se forma antes, y sólo se reparten 120 números, con lo que hay que estar allí mucho antes. Teniendo en cuenta que para mí ir a Valencia supone una hora de coche si no hay tráfico, si quería tener opciones tenía que salir de casa a una hora indecente. Mi contacto en la cola (tengo espías repartidos por todo el país, como los malos de las pelis de 007) me informa de que la venta ha sido tan lamentable e irregular como cabía esperar, se han repartido más números de los 120 estipulados en un inicio (no sé si al final se ha vendido entradas a los que pasaban de los 120 o no), mucha gente ha hecho cola para nada y otros, a pesar de tener número no han podido comprar entrada porque se les ha pasado el turno (esa mala costumbre que tiene la gente de ir a trabajar en día laborable, con lo bonito que es pasarse toda la mañana haciendo cola frente al Palau).

Cruzando los dedos, me decidí por la venta a través de internet, para la cual hacía falta un código que debía llegarnos a todos los abonados por correo. Al parecer, ni un solo abonado ha recibido el código a día de hoy, aunque ya nos hemos preocupado todos de conseguirlo por otros medios. La venta empezaba a las 18:00 y a esa hora estaba yo delante del ordenador (de los ordenadores, estaba tan convencido de que aquello no iba a funcionar que he enchufado el fijo y el portátil a la vez para intentarlo el doble de veces). Entro en la página y... ¡sobrecargada! Vuelvo a entrar y esta vez puedo hacerlo, introduzco el código y... ¡sobrecargada otra vez! Y así he estado entrando y saliendo hasta las 18:48, cuando por fin he podido comprar dos entradas para Turandot. Tras esto, vuelta a empezar hasta conseguir, media hora más tarde, entradas para Sigfrido. A todo esto, cada vez que conseguía entrar en la venta de entradas quedaban menos, y yo con el miedo en el cuerpo por si me quedaba sin entradas antes de conseguir acabar el proceso de compra sin que me saliera el pantallazo de sobrecarga en la web. Y eso que hoy sólo se vendía a abonados, cuando empiece la venta general y entre gente de todo el mundo simultáneamente a comprar, no quiero ni pensar lo que va a pasar. Vergonzoso. Durante todo el proceso he estado en tal tensión que se me ha puesto un dolor en la espalda y el cuello que me temo me va a durar unos cuantos días. Ni que decir tiene que en todo este tiempo me he acordado de Helga, del encargado de gestionar la web del Palau y de todos sus ancestros, a voz en grito como mandan los cánones.

Para más inri, al acabar entro en la página de prensa de la web del Palau y me encuentro el siguiente titular: El Palau de les Arts ha iniciado hoy la venta de entradas para el Festival del Mediterrani con una magnífica respuesta del público. Sí, el público ha respondido magníficamente, pero el Palau ha respondido de pena. ¿Eso no lo dicen? Y luego, sigue la misma noticia: El Palau de les Arts Reina Sofía ha iniciado hoy la venta preferente de localidades a sus abonados para el Primer Festival del Mediterrani con una magnífica respuesta del público que ha generado largas colas desde esta madrugada en las taquillas del coliseo. Vamos, que obligan a la gente a hacer largas colas a horas intempestivas y luego encima lo venden como un éxito. Incluso cuelgan una foto, para que podamos ver lo tercermundistas que son. Pues eso, que ni tienen vergüenza ni la conocen.


Para descargar tensión, vamos con un pasaje de Sigfrido, los "murmullos del bosque", interpretado por la orquesta de la NBC dirigida por Arturo Toscanini.



Vídeo de WagnerOperas

17 comentarios:

Jaume dijo...

Saludos a todos aquellos que pertenecemos al club de los que propugnamos que el modelo de gestión del Palau de les arts sea analizado en todas los cursos como el modelo que no se debe aplicar.
Sólo diré que:
a)Aun no me ha llegado la carta del palau por lo que pasé al plan B: Llamar para pedirla.
b)Horas antes de empezar la venta,probé mi nº de abonado y mi clave, et voilá,me lo habían cambiado, después de una dura llamada he conseguido que me facilitaran una nueva clave
c)A la hora de la compra al efectuar la última transacción,? Qué ha pasado?´, sí amigos la pagina no me dejaba comprar porque faltaba mi teléfono,y al ir a modificarlo estaba bloqueado, suerte que después de amenezar a la pobre chica del telefóno y de solucionarme el listo de turno(supongo que el único que había por allí) el problema he podido adquirir las entrada.
En fin, que nos deparará el año que viene el Palau, estoy esperando impacientemente.

Titus dijo...

Jaume, bienvenido a este blog. Lo que cuentas es vergonzoso, pero no me extraña nada, acostumbrados como estamos a que nos traten con la punta del pie. Yo también tuve que cambiar de clave, y además estuve un buen rato introduciéndola sin que me la aceptase porque resulta que sólo la aceptaba en mayúsculas.

maac dijo...

Para... para... que lo mío es peor...

He comprado dos entradas para Turandot pero no aparecen por ningún lado, en mi cuenta sólo están las de Sigfrido (tres en total para días distintos), ahora... esó sí... de la cuenta bancaria SÍ ME HAN DESCONTADO EL DINERO.

ME HAN DESCONTADO EL DINERO pero no tengo entrada.

Después de explicárselo a la chica del boxoffice como una veinte veces todavía estoy esperando que me den una solución pues terminaron por decirme que se les habían caído los ordenadores del boxoffice.

Mientras esperaba esa llamada que nunca llegó para confirmarme que las entradas han aparecido he intentado solucionarlo llamando a Bancaja y nada de nada, en atención al cliente me remiten a Servientrada y éstos me dicen que ellos no gestionan esas entradas y me dan un número de teléfono para solucionar el problema, teléfono que es el del Palau de Les Arts.

La pescadilla que se muerde la cola.

Le pregunté a la chica de Les Arts si compraba otras dos entradas -para no quedarme sin- y daba la orden a mi banco para que devolviera el dinero y me ha dicho que imposible, que a ver si me quedaba con cuatro entradas porque al ser la compra un acto propio de disposición y no un cargo de terceros no se puede anular.

Creo que he pagado las entradas de otro. Espero que al final todo se solucione pero ¿Por qué tengo que pasar por esto?

Aloma dijo...

Queridísimo Imperator:

Yo no soy una abonada del Palau de les Arts, pero desde que se inauguró he sufrido continuamente las consecuencias de la pésima gestión de venta de entradas.

No he tenido nunca ningún problema a la hora de adquirir una entrada vía internet para el Liceu o el Teatro Real de Madrid, o incluso para el Auditorio de Castellón: si se es previsor y se hacen las cosas con tiempo, se puede adquirir en cualquiera de ellos una localidad más o menos decente y a un módico precio para la representación que se desee. Y en caso que el precio se vaya un poco, al menos yo lo he pagado a gusto, porque:

- Ni el Liceu ni el Teatro Real tienen tanta afición como el Palau a permitir o realizar cambios sorpresa de última hora en el elenco de cantantes.
- En ambos sitios, al contrario que en el Palau, me han tratado tan bien a la hora de adquirir entradas, tanto por teléfono como por internet.

En el Palau nunca he podido hacerlo. La página me saca de quicio, es lenta, va y viene... La oferta sobre las localidades es pobre en opciones, más que ajustarse al público, es el público quien está obligado a amoldarse a lo que demandan ellos: que tengas una paciencia ilimitada y unas espaldas muy anchas para aguantarles. De manera que más que comprar una entrada para poder disfrutar de una representación, uno tiene la impresión de pasar por un sofisticado sistema de tortura ideado por el malévolo primo valenciano de Fu-Manchú.

Eso por la parte que me toca. Ni que decir tiene que todavía no he pisado el Palau, y no porque no haya querido... lo he intentado sin éxito numerosas veces.

Cuando me comentaron el sistema de compra de entradas que iban a usar para los abonados me entró la risa floja. Vaya retraso más monumental que llevan... desde luego, quien haya ideado ese estúpido sistema merece que le nominen para un premio Darwin...

En fin, Imperator. Eso es lo que hay, mis condolencias a los abonados y a los que no lo somos, porque parece que la mala gestión va para largo, forever and ever.

Desde Themyscira, un saludo.

Aloma dijo...

Jod..r Maac, acabo de leer lo tuyo. Sí que está la cosa mala, estamos todos friendo los huevos con saliva...


Desde Themyscira, un saludo.

Titus dijo...

Ay ay ay, maac, que lo tuyo es muy fuerte. Yo lo que haría sería intentar comprar las mismas entradas de nuevo y luego reclamar, dado que no te pueden cobrar dos veces por unas mismas entradas. Si compras otras entradas distintas puede que te den las viejas y las nuevas, y si no compras puede que te anulen las viejas y te quedes sin entradas. Lo malo sería si te bloqueasen la compra, porque en teoría no se pueden comprar más de dos por función, ¿no?

maac dijo...

No recuerdo el número exacto de butaca que compré. Lo que me da miedo es si se cruzó la venta con otro abonado y pagué las suyas.

Kenderina dijo...

Pues igual sí has pagado las de otro...pero me extraña que el no las haya pagado también...que esas cosas siempre fallan a favor del cobrador. ¡ Que fuerte !

Mimenor dijo...

Maac, creo que debes acercarte in personam al BOX, anda que el nombrecito... e intentar solucionarlo, pero si te han hecho el cargo tienes entradas, por Tutatis. He tenido un golpe de suerte y he conseguido número, ya tengo las entradas en la mano. Pero que tengamos que depender de la fase lunar para conseguir localidades, ya tiene enjundia. Sobre todo lo que comparto con Titus es el despertar de la contractura que tenía tan controlada; la cola y sus incidencias, tener que dejar tu casa un par de veces, ir y venir del trabajo, me han provocado tal ansiedad que al final la recompensa no sabes si ha merecido la pena. Patético.

maac dijo...

Yo estoy casi seguro al 100% de que al final tendré las entradas porque se las han cobrado y tengo el resguardo y el lunes voy al banco y le pido un certificado de que han hecho el cargo, después iré al Palau -antes llamaré por teléfono si no me han llamado ellos- y no salgo de Les Arts sin mis entradas. Pero ¿Y la incertidumbre que me han ocasionado? ¿Y la molestia que me están ocasionando cuando se supone que la venta por internet es para evitar desplazamientos? Cuando se hacen transacciones de este tipo la seguridad tiene que ser absoluta, no me cabe en la cabeza que ni el Palau de Les Arts ni Bancaja -porque no sé hasta que punto es responsabilidad del teatro si la gestión la tiene contratada con un tercero- tengan noticia de qué ha pasado con mi dinero. El servicio de atención al cliente de Bancaja es patético, yo no compré con tarjeta Bancaja y cuando llamo a atención al cliente me sale un robot diciendo que teclee mi número de tarjeta bancaja, como no tengo no puedo acceder. Lo dicho... patético. Entre pitos y flautas ya llevo unas seis llamadas hechas y todas de más de cinco minutos.

Aloma dijo...

¿Os habéis planteado que quizá los del Palau están haciendo un proceso de selección? Podría ser una cosa así:

"Dirección del Palau, Valencia, año 2007 de Nuestro Señor. A un iluminado se le ocurre de pronto una idea y dice: A ver... organizaremos una cola de 120 humanos hasta la taquilla que podrán adquirir entrada, pero deben de ser abonados. Si se repartiera más de lo debido, se formará un embrollo del cual sólo sobrevivirán con entrada los más fuertes. El resto serán considerados "abonados no aptos" y serán incluidos en una lista negra. Con orgullo, publicaremos una estupenda noticia de la gran cola en nuestra página web la cual leerán todos los "periodistas google" (aquellos de nueva generación que sacan las noticias de internet) y con ello controlaremos a los medios, que son un gran aliado. En tanto, colocaremos un lemur que intermitentemente pulsará con el dedo gordo de su pie derecho el enorme botón rojo que dictaminará cuándo la página web del Palau tiene que colgarse y cuándo no. Uno de cada tres abonados no recibirá los códigos oportunos para comprar su entrada. Serán los llamados "abonados de clase D", y serán susceptibles en un futuro de sufrir una y otra vez el mismo castigo. Uno de cada seis que no tenga ese handicap impuesto, compensará a otro usuario a costa de su cuenta bancaria, y uno de cada nueve perderá más tiempo y dinero que los anteriores. Serán llamados "abonados de clase H" y serán los que pasaremos al laboratorio experimental de grados de resistencia humana, cuyos fondos obtenidos nos servirán en un futuro para reconstruir el escenario cuando se vuelva a hundir a causa de las lluvias. Una vez todo el mundo crea que tiene su localidad asegurada y llegue el día del estreno de Turandot, cambiaremos el espectáculo por el de Los Monólogos de la Vagina, pero a última hora, de lo contrario no sería una sorpresa".

Ostras... ¿podría ser peor?

¿Alguien es capaz de asegurar al 100% que no?

Desde Themyscira, un saludo.

maac dijo...

Jajaja, me parto.

Yo quiero romper una lanza en favor del personal de Les Arts, no tengo ninguna queja sobre la atención que he recibido hasta el momento. Ellos no tienen la culpa del caos administrativo de la Institución.

ximo dijo...

ATÓNITO
No doy crédito.

Mei dijo...

Uy, qué mal rollito... Después de leer esto no sé si me quedarán ganas, ni euros, para el Sigfried... Probaremos el viernes a ver qué ha quedado...

Titus dijo...

Mei, tienes un mail.

María dijo...

Hola...estoy deacuerdo con vuestros mensajes, aunque he de ser sincera no los he leido todos. Mi padre es abonado y nos encontramos con la misma situación que todos vosotros el dia 2 de mayo, y eso que yo tabajo allí, que para el que tenga alguna duda almenos para mi colectivo no es ninguna ventaja, (el coro) en cuanto el tema de adquirir entradas y además a nuestra querida Intendente (acelga)le ha entrado la manía de no hacer generales con público nunca más.
Bueno para animaros os diré que este montaje de Turandot es de película, nunca mejor dicho. Es todo a lo grande e impresionante, decorado, vestuario, elenco, orquesta y como no el coro.
Ahora si tienes sus pegas que ya vereis vosotros mismos. El decorado es impresionante pero hasta el último acto solo los muy centrados (con esto quiero decir que no toda la platea) podrá ver bien lo que sucede detras del todo, incluso aquellos que han pagado 190 euros...
Bueno ya me contareis, por lo demas imagino os gustará..
un saludo

Mimenor dijo...

No entiendo nada. Acaban de colgar 30 butacas a 190 euritos de na, debajo del palco real. Si se dice que no se vende el estreno, seamos coherentes, ¿no?