martes, 26 de agosto de 2008

Penderecki: Capriccio per oboe e orchestra


Vídeo de kalfred5

Como estamos a punto de empezar un nuevo curso, que para mí es como empezar un nuevo año, voy a hacer una lista de buenos propósitos compuesta por un solo buen propósito: dedicar más tiempo a la música contemporánea. Empezamos con esta obra del polaco Krzysztof Penderecki, prolífico autor cuya inquietante música ha llegado al gran público gracias a su utilización en películas como El resplandor o El exorcista. Esta pieza también es inquietante, sobre todo para el oboista que decide enfrentarse a ella. Todo un ejercicio de virtuosismo.

3 comentarios:

pilar dijo...

hola Titus, como estas? me gusta tú proposito para el nuevo curso, y voy a seguirte de cerca, poco o nada voy a poder comentar pero que sepas que ando por aquí. Un abrazo

Titus dijo...

Hola, Pilar. Me alegro de contar con tu presencia y de que te guste mi propósito, normalmente la música contemporánea causa más deserciones que adhesiones. Un abrazo.

Barbebleue dijo...

El propósito es noble y casi diría que necesario. Sabes que no estarás solo.

El Capriccio más que inquietante, es vacilón.