lunes, 2 de junio de 2008

Turandot en el Palau de les Arts

Ayer se acabaron las funciones de Turandot en el Palau de les Arts, una ópera que, quizá por ser de fácil acceso, por tener el famoso Nessun dorma o por prestarse a momentos de opulencia orquestal, vocal y escénica, suele gustar mucho al público y eso se tradujo en la mayor ovación que yo he vivido nunca en este teatro sin ser la mejor función que he escuchado, aunque sí fue muy buena.

La puesta en escena de Chen Kaige era muy tradicional, bonita pero poco imaginativa. Uno parecía estar metido en una de las últimas películas de Zhang Yimou. Estéticamente funcionaba, el movimiento de las masas en cambio era más bien simple, la mitad del coro a un lado del escenario, la otra mitad al otro y poco más. Hubo un momento en el primer acto en el que hicieron la ola y me dió por pensar que estaban ensayando para los Juegos Olímpicos de Pekín. En la escena de los enigmas también hubo un momento deportivo cuando agitan unos banderines triangulares y me costó retenerme para no gritar "¡Gol de China!". Los trajes de época (no sé de cuál, pero de alguna época serían) estaban muy conseguidos, aunque a base de cambiarle el vestido a la Guleghina (creo que ocho en total), al final acaba saliendo con un híbrido entre salto de cama y bata de cola bastante raro. Eso sí, algunos de los que lleva son espectaculares.


En esta foto hay que encontrar a Wally

Entre las voces, impresionante Maria Guleghina (Turandot). Sabe jugar muy bien sus cartas, deja apabullado al público con unos agudos enormes que traspasan al coro y a la orquesta. Muy metida en el personaje, fría como el hielo, da miedo cuando debe darlo y hace creíble el increíble final. Éste era su debut en el papel y no me cabe la más mínima duda de que repetirá y obtendrá grandes éxitos con él. Me alegro, ya que hace poco expresé mis dudas sobre el devenir de su carrera, fue un gustazo verla salir airosa de la prueba. Como pegas, las que ya conocíamos de antemano, vibrato y sonidos calantes, pero nada que impidiese disfrutar de su actuación.

Marco Berti (Calaf) en tamaño vocal no se queda atrás, aunque su canto es más irregular. Aún así me gustó mucho, fue mejor de lo que me esperaba, menos bruto y mejor fraseador de lo que se intuía por los vídeos que había visto. Su primer acto fue muy bueno, en los enigmas le plantó cara a la Guleghina, que no es poco, y en el Nessun dorma, el único momento conocido de la ópera para muchos y por tanto la parte más esperada, estuvo más que digno, aunque peor que en las escenas anteriores. Sigo pensando que es una lástima que no haya venido Giordani, pero estoy muy contento con Berti, me alegraré si vuelve a venir por aquí.

Me gustó también Alexander Tsimbaliuk (Timur), así como los tres ministros, en especial Ping (Fabio Previati), con una voz lírica y muy bella. Un poco menos me gustó Alexia Voulgaridou (Liù). No es que lo hiciese mal, pero en ningún momento salió de una anodina corrección que palidecía al compararla con el resto de intérpretes. Algo parecido le pasó a principio de temporada, cuando cantó la Micaela de Carmen, y eso que ahí no había ningún cantante que le hiciese sombra pues todo el reparto fue más bien mediocre. En ambas funciones, el público la aplaudió más de lo que se merecía, supongo que por lo agradecido de los personajes.

Y, como siempre, sobresalientes coro, orquesta y el director Zubin Mehta. Me da igual si esta orquesta se ha conseguido a golpe de talonario o si este modelo es insostenible, que lo es y todos lo sabemos, lo que estamos escuchando en estas dos temporadas es algo irrepetible y dentro de unos años, cuando quede claro que hay que rebajar costes, recordaremos esta etapa como algo legendario. Disfrutémosla mientras podemos.

17 comentarios:

assai dijo...

Estoy de acuerdo en casi todo contigo. La vi el viernes y el domingo. Me da un poco de verguënza confesar que repito casi todas, es como quién se sirve dos platos de una sopa escasa... Cada función es diferente, y el domingo me pareció en términos generales mejor.

Es una producción a la que no se le pueden sacar fallos, quizás algún detalle cómo tu has apuntado.

Respecto de tus comentarios a cerca de la orquesta, estoy absolutamente de acuerdo; qué mas da cómo se consiga si el resultado es extraordinario, a nosotros sólo nos queda disfrutar mientras dure...y esperemos que sean muchos años

Respecto a Kaige opta por una puesta en escena es muy clásica, al menos difiere de lo visto en sus películas.

En sintesis, muy bien.

ximo dijo...

Si no ves a Wally es que no la conoces. Yo tuve la fortuna de conocerla el sábado y claro, la tengo muy fresca. Es majísima y de china resultonamente exótica, aunque me gusta más de calle.
Si Titus si, disfrutad mientras podáis, di que si, que luego si vienen mal dadas y os pasa lo que a nosotros, te lamentaras y que os quiten lo "bailao".
La Guleghina viene al Liceu a hacerla. No me saqué entradas por que me parecía que ese rol lo iba a masacrar. Leído lo leído, quizás me lo piense dos veces. Aunque empiezo a estar de la Turandot hasta los "platillos chinos".

Mei dijo...

Bueno, pues habrá que ver la Turandot de la Guleghina el año que viene... Yo que pensaba pasar sólo con la Turandot de la Dessí por aquello del bodorrio liceístico...

Kenderina dijo...

A mi la Guleghina no me entusiasmo tanto....mucha potencia, mucho volumen... pero la encontré sosa, no fría del papel, sino sosa.

Titus dijo...

Assai, gracias por tu comentario. Me alegro de que disfrutases tanto como yo.

La Guleghina, sin ser la Nilsson ni mucho menos, se ha mostrado muy superior a Turandots como Marc, Cassola u otras que cantan el papel hoy en día. Yo creo que vale la pena ir a verla, aunque entiendo que estéis hartos de Turandots (y de Aidas). Serán muy buenas para las arcas del Liceu, pero agotan a cualquiera.

alfredo dijo...

...siempre llego a través de Maac, creo que ya debería ponerte en favoritos...
en lineas generales coincido con tu apreciación de la Turandot del Domingo a la que yo también asistí.
mis limitados conocimientos musicales me hacen ser mas cauto en mis observaciones, pero si, a toro pasado firmaría todo lo que dijiste.
En el resto de la producción sería un poco mas crítico, si no os importa os redirecciono al post que subí anoche nada mas llegar a casa:
www.alfredo-laplazadeldiamante.blogspot.com
"...en caliente"

sólo añado un detalle que aún me ronda por la cabeza, ...como puede suicidarse Liu ahogada con su propio "foulard"? ...era tan complicado lo de la daga que le arranca al soldado?
un abrazo

Titus dijo...

Bienvenido, Alfredo. Yo también había leído tu artículo vía maac y también había pensado en agregarte a mis links, algo que haré ahora mismo. Me parece muy interesante todo lo que dices, es cierto que es una producción espectacular pero con algunos aspectos dudosos. También me pareció chocante que el verdugo mate al príncipe de Persia con una especie de pincho. Seguramente será fiel a la tradición china, pero la típica imagen del tío cachas con la capucha y el espadón en la mano transmite mucho más miedo al público occidental, que al fin y al cabo es el receptor de la ópera en este caso. Y lo que no entendí fue como el príncipe de Persia puede gritar "Turandooooot" fuera de escena después de haber muerto en escena.

Clave de fa dijo...

Según dijo el director de escena, el verdugo "duerme" o "anestesia" con acupuntura al Príncipe de Persia con una enorme aguja. Posteriormente muere fuera d escena con aquel grito.

Liu no muere con una daga o puñal, como dices, sino ahogada con su propio pañuelo. Parece que el directore quiso eliminar toda la "sangre" del escenario...

Titus dijo...

Bienvenido clave de fa, me alegro de que cada vez seamos más los que comentamos. ¿O bienvenida? ¿Será bienvenido, porque la clave de fa sugiere una voz grave?

Bueno, lo de la acupuntura que duerme al príncipe... si Kaige pretendía que el público entendiera eso, pedía demasiado. Casi que es más fácil pensar que el príncipe muere en escena y que luego se oye su voz desde el más allá.

Lo que decía Alfredo de la daga es la muerte de Liù tal y como pide el libreto, que aquí fue sustituida por un ahogamiento un poco extraño con el foulard, más bien poco creíble. Pero bueno, son detalles que no privan del disfrute general con la obra.

Papagena dijo...

Enhorabuena Titus, vaya Turandot de lujo que te has metido entre pecho y espalda :-D

Y por cierto, no sólo gusta a mucha gente por ser de fácil acceso, por tener el famoso Nessun dorma o por prestarse a momentos de opulencia orquestal, vocal y escénica sino porque es un pedazo de obra maestra. Y lo del facil acceso... de las de Puccini quizá la que menos, por ser la de corte más contemporáneo.

Pero como le he dicho a maac, escuchar este pedazo de ópera dirigida por el gran Zubin Mehta es una ocasión para recordar siempre. Espero que algún día sea menos complicado conseguir entradas para vuestro teatro.

Besos, straniero ;-)

Papagena dijo...

P.S. Wally mejor el sábado, que estaban despampanantes sus ojazos y ella :-)

Titus dijo...

Ya sé que Turandot es una gran obra, pero también lo son Fidelio y el ciclo del Anillo, para mi gusto incluso superiores, y no recibieron tantos aplausos a pesar de que los cantantes y la puesta en escena fueron superiores a los de esta Turandot.

Kenderina dijo...

Yo creo que mas que musical, es una cuestión de idioma (el italiano nos es mas cercano que el aleman) y también de la complejidad de la historia en sí, en el Anillo hay multitud de personajes que si no conoces de antemano la relación entre ellos es dificil engancharte a la trama. Y como consecuencia se pierde algo del "entretenimiento". Yo voy a ir al Siegfried pero no he ido a las anteriores, y estoy en plan de escucharlas, y conocer los personajes y lo que cantan...para poder seguir el hilo y disfrutarlos en el teatro. Con la opera en italiano puedo ir sin hacer eso.

Clave de fa dijo...

El año que viene, en el II Festival del Mediterráneo, se hará íntergra la tetralogía del "anillo del nibelungo", reponiendo las producciones que ya se han hecho aquí.

Papagena dijo...

Aaaaaaah Kenderina!!! Siegfried no es el hijo de Sieglinde y Siegmund? Me ha dicho un pajarito que es el que dará a Brühnilde el beso de la bella durmiente. Qué pena que esos días esté en París, me encantaría seguir el culebrón. Y si la ópera es la mitad de bonita que la Valquiria ya me da algo.

Espero tener mi oportunidad el año que viene,según dice Clave de Fa :-)

Dicho lo cual, VIVA PUCCINI!!! :-P

Kenderina dijo...

jajajaajaj, viva puccini !!! ;)

Alvaro dijo...

Después de un fin de semana de locura operística en Bcn aún me quedaba esta Turandot en Vlc con resaca walkiriana.
Coincido con tu crónica Titus, también estuve en la función del martes pasado y, según mi criterio, Berti mejoró muchísimo el domingo, los demás ya me habían gustado mucho el martes, excepto Voulgaridou, que estuvo tan correcta los dos días que no me emocionó nada. Escénicamente la Gule me gustó mucho, pasando del puro hielo chino a "papá por favor no me hagas esto, quítame a este de encima, seré buena por favor, por favor" de forma muy creíble.
Lo de la orquesta y el coro es de ... (¿este blog no tiene emoticonos alabadores, cachis!!)
Por favor que a nadie se le ocurra pensar que esta orquesta se va a acabar, que lo quiten de otra cosa (de la F1 por ejemplo) pero de la orquesta no!! (ja vorem!).
El tema banderitas tiene su gracia. Según me contó "un pajarito" la banderita se mostraba por el lado rojo con un símbolo chino que significa felicidad cuanto cantaba Calaf y por el lado negro con un símbolo que significa muerte cuando cantaba Turandot (necesitamos el culso ese de "aplenda chino en un mes" que anuncian en la ladio).
¿Anillo completo la temporada que viene? ¿y el ocaso que queda también lo harán la próxima temporada? ¿alguien sabe si el oro o la walkiria ya están a la venta? ¿en la tienda en casa quizás?
Viva Puccini y viva Wagner!!!
(¿para qué hay que elegir si podemos escucharlos a los dos?)