lunes, 26 de enero de 2009

O légère hirondelle

Seguimos con el repaso caótico a la obra de Gounod que empezamos hace unas semanas. Hoy nos detenemos en el aria O légère hirondelle, de la ópera Mireille, estrenada en el Théâtre Lyrique de París en 1864, seis años después de que Gounod alcanzara la fama con Faust.

Mireille está basada en el poema Mirèio de Frédéric Mistral, originalmente escrito en occitano, cuya traducción al francés obtuvo un gran éxito en Paris en 1959. No vamos a detenernos en hablar del argumento porque es el de la inmensa mayoría de las óperas del siglo XIX: la soprano está enamorada del tenor pero el barítono les hace la puñeta. Sí diremos, como curiosidad, que cuando acabó de componer la obra, Gounod invitó a unos amigos a su casa para interpretar algunas de las partes principales de la obra y poder así hacer las correcciones necesarias. En este ensayo en casa de Gounod los intérpretes fueron nada menos que Georges Bizet al piano, Camille Saint-Saëns al harmonio y el propio Gounod y la vizcondesa de Grandval (también compositora) como cantantes.

El de Mireille es un papel que se va transformando durante la obra, desde la soprano ligera del principio hasta el canto dramático con el que concluye la obra. El fragmento que vamos a escuchar, la "valse-ariette" O légère hirondelle fue un añadido que hizo Gounod a los pocos meses del estreno y se canta en el primer acto, antes de que entre en juego el dramatismo. Lo escucharemos en las voces de dos ilustres ligeras francesas, una del pasado que va a poner en peligro nuestras cristalerías al final del aria y una del presente, si bien hoy en día se está alejando del repertorio ligero y asentándose en el lírico o lírico-ligero. Estoy hablando de Mado Robin y Natalie Dessay.


Vídeo de crespinforever5


Vídeo de volcan313

5 comentarios:

hattha8advertiser dijo...

:-)

PasaelMocho dijo...

También la tienen grabada Mirella Freni, Joan Sutherland y Jeanette Vivalda.

Con la MAdo Robin nunca he podido, por mucho sobreagudísimo que tuviera y por mucho que dijeran que en directo era deliciosa.

y la versión de Dessay es lentísima

Titus dijo...

A mí Mado Robin no me disgusta, aunque el repertorio que cantaba no es el que más me atrae.

Anónimo dijo...

Perfecta la nota final de Mado Robin. Me hubiera gustado que grabara la obra entera. Saludos

Titus dijo...

Impresionante, efectivamente. Saludos, anónimo.